Tienes un negocio y has decidido franquiciarlo, pero ¿sabes cuáles son los requisitos que tu negocio debe cumplir para poder convertirlo en franquicia?
Que sea un negocio probado
Una de las principales ventajas del modelo de franquicia para el franquiciado es el de poder acceder a un negocio ya probado y afinado, con lo que puede ahorrarse los “errores de principiante” y aprovecharse de la experiencia del franquiciador.
Que sea un negocio con una rentabilidad atractiva
Debemos tener en cuenta que, cuando se franquicia un negocio, el margen se debe repartir en mayor o menor medida entre el franquiciador y el franquiciado, por lo que se debe ganar el dinero suficiente como para que valga la pena para las dos partes.

El negocio tiene que tener la capacidad suficiente para remunerar la labor del franquiciado y los servicios de la central, de lo contrario, podría ser un negocio aceptable para una unidad individual pero no para expandirse mediante una red de franquicias.
Que el negocio sea replicable
Para obtener valor de la expansión mediante el sistema de franquicia es necesario que tenga sentido tener una red, es decir, que mediante la apertura de nuevas unidades de negocio todos los demás negocios de la red salgan ganando, así como la central y el cliente final. Si cada vez que se establece un nuevo franquiciado otros pueden obtener mayor notoriedad o mayores economías de escala, o mejor servicio, etc. y no debilita a ninguna de las unidades de la red, tiene sentido establecer una red.
Que exista una demanda probada en el mercado del negocio
Es necesario construir las franquicias sobre productos estables, no sobre algo que sea sólo una atracción momentánea y de duración efímera. Por lo tanto, deberán ser productos conocidos o símiles que aseguren un correcto funcionamiento de la franquicia.
Que el concepto de negocio tenga algún elemento diferenciador
Es necesario que tu producto o servicio sea original, ya sea en cuanto a sus características esenciales como a la forma de ofrecerlo a la venta. Debes hacer que se distinga en cuanto a nombre, marca e imagen creada en la mente y ojo del público. Estos elementos diferenciadores y ventajas competitivas harán que un inversor elija tu marca como opción de inversión, existiendo más de 1.000 alternativas para hacerlo.
Saber hacer transmisible
Asimismo, uno de los requisitos imprescindibles de cualquier franquicia es la transmisión del know how o saber hacer, fruto de la experiencia, y que se supone que lleva a que el franquiciador ofrezca un negocio probado y que funciona.

Contacta con nosotros para franquiciar tu negocio

Abrir chat
Powered by